Niños peculiares en el cine

Con nuestra visita al Sitges Film Festival en el que el cine fantástico es la estrella, aprovechamos para hacer un pequeño recorrido cinematográfico sobre jovenzanos algo singulares y fuera de lo común que, en la mayoría de ocasiones, nos han hecho pasar algún mal trago en el cine.

Marcar un inicio resulta complicado, pero tomaremos de referencia el film de Wolf Rilla El pueblo de los malditos (1960), pueblo en que muchas de sus mujeres han quedado embarazadas al mismo tiempo y traen al mundo una generación de niños que mejor no invitarles  a merendar. Resulta curioso el cambio de monstruos mutados por la radiación que llenaban las pantallas de los cincuenta a esta vuelta de tuerca con niños como malvados. También peculiares son los jóvenes deEstos son los condenados, interesante film fantástico de Robert Losey, experimento militar incluido.

PuebloMalditos

EstosSonLosCondenados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los años setenta los comenzamos con El otro (1972), de Robert Mulligan. No es que tenga ninguna peculiaridad especial, es que es malo a rabiar.Film indispensable para los amantes del género, pues, desde principio a fin, hay una sensación de incomodidad que hace retorcerte en tu sofá. Damien, el niño de La profecía (1976) se lo hará pasar mal a sus progenitores, Gregory Peck  y Lee Remick, pero es que por algo es el hijo de Satanás. Nos dará más miedo éste que cuando se vuelve mayor. No tan regio pedigrí tienen los niños que dominan un pueblo en Quién puede matar un niño (1976), gran película de terror dirigida por Narciso Ibáñez Serrador sobre todo por el clima de incomodidad que marca la propuesta. Aquí tampoco podemos hablar de peculiaridades, pero sorprende, más en la España de entonces, una propuesta tan atrevida con niños asesinos.

theother

quien

theomen

 

Los años ochenta los iniciamos con un inolvidable Danny, el hijo de Jack Nicholson y Shelley Duvall en “El resplandor (1980) y sus interminables paseos en triciclo por el hotel Overlook, sus charlas con su “dedoamigo” imaginario y sus encuentros con las tenebrosas gemelas, además de poseer “el resplandor” (vamos, que lo tiene todo este chico).Y también los ochenta nos traen al joven Isaac, el líder de Los niños del maíz (1984), quien acompañado de los dibujos premonitorios de la pequeña Sara, se lo harán pasar a Linda Hamilton y pareja de padre y muy señor mío. Y eso que ella estaba entrenada, pues venía de cargarse a Terminator/Arnold Schwarzenegger. Basada en una historia de Stephen King se ha convertido en una especie de franquicia de “serie B” ya que,sin contar episodios televisivos, hasta seis películas se han realizado con estos niños y sus tenebrosos maizales.

Resplandor

ChicosMaiz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“En ocasiones veo muertos” es la frase que marcará la década de los 90 en cuanto a niños peculiares. El sexto sentido fue un fenómeno mundial, final mediático incluido (tranquilos, no haremos ningún spoiler), con el angelical Haley Joel Osment a la cabeza (¡quién le ha visto y quién le ve!), unos buena atmósfera  de tensión y el redescubrimiento de un Bruce Willis bastante apagado por aquel entonces. Como siempre espléndida Toni Collette, la sufrida madre. Y espléndida igualmente una jovencita Kirsten Dunst en Entrevista con el vampiro” (1994), uno de los primeros ejemplos de “vampiro infantil” en la gran pantalla. ¡Quién iba a decir que esta pequeña chupasangre se convertiría en la novia de Spiderman!

sexto

Llegamos ya a este siglo con otros ejemplos bien conocidos por todos. Los otros de Alejandro Amenábar y esos niños que no podían exponerse al sol (y por cierto, aburridos de narices) y al bueno de Simón jugando con su amigo imaginario Tomás, en El orfanato (2007), espectacular debut en la pantalla grande de J.A. Bayona, quien por cierto tiene en cartel una película con niño “peculiar”. Si hemos de elegir, nosotros optaríamos por la segunda. Encontramos al fin de Amenábar muy en la línea de “El sexto sentido” e incluso un poco lento. Por otra parte, preferimos el trabajo de Belén Rueda al de Nicole Kidman, al menos, en esta ocasión. Volvemos a recordar la cara angelical de Haley Joel Osment en Inteligencia artificial (2001), película de Spielberg donde el niño, de tan peculiar, era un robot. Y otra cara angelical es la de Eli, Lina Leardesson, la niña vampiro de Déjame entrar en su versión original sueca de 2008, plagiada dos años más tarde por los norteamericanos con la prometedora Chloe Grace Moretz como protagonista.

ElOrfanato

LetMeIn

 

También queremos hacer una mención especial a la televisión, lugar donde cada vez aparecen series de mayor calidad y, en el sitio que nos ocupa, algún niño peculiar. En realidad, niña, Eleven, que como le sangre la nariz cerca de ti, hay que salir corriendo rápidamente. Muy bien Millie Bobby Brown en el papel (cierto es que su cara de mala leche asusta de verdad), muy acertado nos parece su corte de pelo y, finalmente, gracias a los productores de “Stranger Things” (¿habéis adivinado que hablábamos de ella, verdad?) por recuperar a la maravillosa Winona Ryder para la causa.

stranger

Hasta hoy. Id a ver “El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares”, sólo Eva Green merece la pena : su mirada es una de las más penetrantes de la actualidad. Tim Burton  se siente muy cómodo con este “fantástico dulce”, en la línea de “Eduardo manostijeras” o “Big fish” y alejado de “Sleepy Hollow” o El planeta de los simios. La historia es entretenida y se ve muy a gusto. Por comentar algo menos amable, un par de cositas… Samuel L. Jackson nos cansa un poco. A este paso será más rápido realizar una filmografía con las películas que no ha hecho, que con las que ha hecho. Y Assa Butterfield… a veces nos recuerda demasiado a la cara de pasmado que gastaba  Elijah Wood en la trilogía de “El señor de los anillos” . En cualquier caso, ¡disfrutad del cine!

MissPeregrine

Y recuerda, si te gusta el cine, juega a CineBoum.

Publicado en CineTopic.

Etiquetas: , , ,
Categorías: Blog